viernes, 31 de agosto de 2018

Revista Amor y Rabia Nº.74: Contra el estado, por Agustín García Calvo


Publicado en la denominada Biblioteca de Divulgación Política de la editorial La Gaya Ciencia, con el número 43, en julio de 1977, "Qué es el estado" es un libro de 80 páginas con diseño de la colección e ilustración de las portadas de EnricSatué. La colección fue dirigida y realizada por Rosa y Oriol Regás. En la reproducción de la contraportada pueden verse algunos otros títulos y autores de la misma.

...En 1980 se reeditará formando parte de Actualidades, en la Editorial Lucina, y allí Agustín García Calvo escribirá, referiendose a éste:
...
"El librillo 'Qué es el Estado' se publicó en Barcelona en 1977, como uno (y creo que el último) de la 'Biblioteca de Divulgación Política', que durante los primeros años de la Nueva Democracia se dedicó a contribuir, con sendos tomitos de factura y distribución bastante multitudinaria sobre los diversos temas de la actualidad política y palpitante en aquel entonces, a la educación o al menos información de sus clientes. No he de decir como agradezco el generoso consentimiento para la reproducción a los amigos editores de 'La Gaya Ciencia', y en especial a Rosa Regás, que en ésta y en otras numerosas ocasiones mostró ser la más ferviente y cariñosa editora que mis libros han encontrado. El librillo se publica aquí sin las ilustraciones de la edición original, con unas pocas correcciones y la adición de un párrafo"

...
En noviembre de 1992 aparece la edición francesa, Atelier de Création Libertaire, Lyon, con 64 páginas encuadernadas con dos grapas. La traducción es de François Lorrain y lleva una presentación de 11 páginas de Fernando Aguirre. Al final del libro se incluyen dos articulos publicados en noviembre de 1978 en El País, "Re-ven-di-ca-ti-ons" y "Le chaos", ambos traducidos poe Fernando Aguirre y una bibliografía realizada por éste.






O, también, para recibirlo en formato PDF
basta con solicitarlo a nuestra dirección email:

colectivo.editorial.ayr@gmail.com



martes, 31 de julio de 2018

REEDICIÒN: Revista Amor y Rabia, Nr. 27. "Entre campesinos", por Errico Malatesta

Un libro clásico de Malatesta que se centra en un dialogo entre un campesino mayor y un joven, hijo de un campesino y en el que se trata el tema del anarquismo de manera amena y entendible. Un libro que se lee en un rato y del que se aprende mucho si no tienes mucha noción sobre el anarquismo (descripción de Ediciones la voz de la anarquía, México DF)




domingo, 22 de julio de 2018

PARA ENTERRAR DE VERDAD AL ASESINO, HAY QUE DESENTERRAR A TODAS SUS VÍCTIMAS

 

La CNT aplaude la iniciativa que llevará a la exhumación de los restos del dictador Francisco Franco del Valle de los Caídos, aunque se sorprende de la extrema rapidez de los políticos de izquierdas de este país, que sólo han tardado algo más de cuarenta años en tomar una decisión que, por otra parte, es mínima. Pero ya que lo van a llevar a cabo, les hacemos una primera petición, que lo hagan en 18 de julio, para que el monstruo salga de las «vidas» de tantas víctimas que le rodean el mismo día que entró en ellas, para devastarlas.

Y, en el mismo orden de cosas, si la familia no quiere hacerse cargo de los restos, poniendo en marcha a un ejército de abogados para evitar la exhumación, lo que hará que el gesto de maquillaje del gobierno haga que el dictador nos cueste AÚN más dinero público, proponemos soluciones similares a las que se llevaron a cabo con Hess o Goering, que fueron incinerados y lanzados a las aguas -se evitaría así el vandalismo que teme la apenada familia-, pero en una versión más cercana al personaje: una cuneta en algún lugar perdido para él solo. Lo difícil será encontrar ese lugar, pues él mismo se encargó de que nos quede poco suelo sin que, bajo tierra, esperen los restos de sus víctimas.

También sugerimos que el maquillaje se complete, y que se haga un poco mejor que en la cacareada Transición. Receta general: retirar todas las subvenciones estatales a la comunidad de monjes, retirarles el control sobre un lugar que, curiosamente, es considerado patrimonio nacional pero controla la Iglesia, y sugerir a la comunidad que se busque otro lugar para residir, después de una auditoria sobre sus —nuestros— dineros y lo que han hecho con ellos y depurar responsabilidades.

Después retirar el estatus de patrimonio nacional a un lugar de sangre, terror, miseria y recuerdo de una dictadura feroz y asesina. Preferiríamos que los patrimonios nacionales fueran arte y arquitectura que pudiera enriquecernos culturalmente, y no al revés.

Y, por fin, volar los elementos más visibles del conjunto. Que no quede piedra sobre piedra de símbolos tan fascistas construidos con la sangre y el sudor de los vencidos, centro de desfachatez demagógica cuando se atreven a hablar de reconciliación. Y, entre las ruinas, intocadas, crear un lugar contra el olvido de la barbarie franquista.

No crean que hemos olvidado a los enterrados. Damos por hecho que, si tienen un poco de dignidad y memoria, llevarán a término el obligado proceso de exhumar los restos de los que, incluso después de muertos, fueron tratados como vencidos y obligados a acompañar a su verdugo.

Les deseamos suerte y acierto.

martes, 17 de julio de 2018

Revista Amor y Rabia Nº.73: La Gran Revolución. Las raices anarquistas de la revolución francesa

INTRODUCCIÓN

La celebración del bicentenario de la Revolución Francesa (el pasado año 1989) sirvió, como era de esperar, para ensalzar las virtudes del Estado moderno, que se tiene por descendiente de aquella revolución, y para enfatizar el papel trascendental de Francia en la Historia de la Humanidad. Como se ve, el Estado francés entró en una suerte de trance místico político y los fastos propios de tal evento fueron rituales indecorosos en honor de la servidumbre que ejerce, heredada directamente del absolutismo feudal.

Con ocasión del Primer Centenario de la Revolución de 1789, se organizaron, asimismo, actos parecidos a mayor gloria del Estado. Por entonces Piotr Kropotkin, indignado por la artera falsedad con que se presentaban los hechos, cogió la pluma para salir al paso de la unánime interpretación de la revolución que se estaba entronizando. Como primera providencia redactó un texto que habría de publicarse como folleto, en 1892, con el título de 'La Grande Revolution', y que es el que aquí (la revista ARCHIPIÉLAGO, 5) presentamos. Posteriormente profundizó en el tema hasta completar un extenso y riguroso estudio que le llevó cerca de ochocientas páginas, publicado en 1909 con el mismo título.

Pero a pesar de sus desvelos por mostrar la falsedad y las tergiversaciones de la historia oficial y por rescatar del olvido y el silencio interesado hechos poco gratos a la memoria de la ideología dominante, su obra fue también silenciada durante mucho tiempo. Tuvo que ser otro historiador libertario, Daniel Guérin, quien rescatase y profundizase en la interpretación kropotkiana de la revolución. En la actualidad ya resulta más difícil obviar la concepción libertaria de la revolución francesa y su denuncia del papel de la burguesía, pretendidamente revolucionaria, para perpetuar su dominación en detrimento del pueblo, el verdadero protagonista de la Revolución.

IGNACIO DE LLORENS

Contenido del número:


  • La Gran Revolución, por Piotr A. Kropotkin
  • La democratización directa de 1793, por Daniel Guerín
  • Clases y partidos en la Revolución francesa, por Angel J. Cappelletti
  • Precursores del anarquismo durante la Revolución Francesa, por Victor García
  • Enragés et sans-culottes, publicado en El Aullido (No 16 / julio 1997)
  • «Enragés», publicado en El Aullido (No 16 / julio 1997)
  • Manifiesto de los Iguales, por Sylvain Maréchal (1796)
  • La Chispa. El café del Marqués de sade y el inicio de la Revolución Francesa



O, también, para recibirlo en formato PDF
basta con solicitarlo a nuestra dirección email:

colectivo.editorial.ayr@gmail.com


lunes, 2 de julio de 2018

Revista Amor y Rabia Nº.72b: Introducción a ‘El Capital’ de Karl Marx (2ª Parte: Textos)

El desconocido papel del anarquismo en la difusión de la obra de Karl Marx


Tras la publicación del cómic sobre El capital de Max y Mir en el número anterior de la revista Amor y Rabia (72a), aprovechamos ahora que se celebran el 150 aniversario de la publicación de El Capital y el 200 aniversario del nacimiento de Karl Marx para recordar el papel jugado por el movimiento anarquista en la difusión de las ideas de Marx, tema tan interesante como olvidado. La creación de partidos socialdemócratas a finales del siglo XIX y la toma del poder por los bolcheviques en Rusia y China en la primera mitad del siglo XX permitió una difusión global de la obra de Marx, que es hoy posiblemente el libro más traducido tras la Biblia. Pero los tiempos en los que se disponía de los inmensos recursos de China y Rusia no deben hacernos olvidar la precariedad en la que vivió Marx durante gran parte de su vida, expuesta en la reciente película "El joven Marx". En los primeros años de su andadura, los principales responsables de lograr que se difundiera su obra fueron quienes eran la mismo tiempo los mayores enemigos de su estrategia política: los anarquistas.

El Capital y el fin de la Primera Internacional


Nada menos que Bakunin, su mayor contrincante en el seno de la Primera Internacional, fue uno de sus primeros traductores: a él se debe la primera traducción del Manifiesto Comunista al ruso, y fue él uno de los que intentaron traducir el primer tomo de El Capital al ruso, empresa formidable en la que fracasó, como muchos de los que lo intentaron. Según explica Antonio Olivé (Octubre contra El Capital. El nombre y el verbo), "La primera persona que comenzó a traducir El Capital fue G. A. Lopatin, pero en el transcurso de un año apenas si consiguió iniciar el trabajo. En otoño de 1869 el trabajo le fue ofrecido a Mijail Bakunin, quien lo aceptó e incluso recibió dinero por adelantado en concepto de honorarios. Sin embargo, Bakunin renunció a continuar con la traducción en el verano de 1870. Lopatin hizo un nuevo intento de traducción después de entablar una relación personal con Marx y de acordar que el propio autor supervisaría la marcha de la traducción. Después de llevar traducido casi un tercio del libro, Lopatin abandonó el empeño y le propuso a Danielson continuar con la traducción, quien aceptó y llevó a cabo (...)".


Al caótico Bakunin, que no lograba siquiera acabar sus propios textos, se le atragantó la obra de Marx. A pesar de considerarla una obra maestra y una de las principales armas ideológicas del proletariado, traducir el primer tomo de El Capital no es nada fácil, como comprenderá quién lo haya leido. Bakunin lo calificó en una carta de "metafísica económica", y el propio Marx reconocía que la complejidad de su texto dificultaba su comprensión para el pueblo llano. Sin ingresos y hambriento, Bakunin aceptó intentarlo, avanzando lentamente (p. 82). La aparición de Serguei Netchayév, que amenazó al editor de El Capital para que liberase a Bakunin de su compromiso (p. 90), puso punto final a este intento -y a la Primera Internacional. Marx usó la carta amenazadora de Netchayév para lograr forzar la expulsión de su rival de la Internacional en el Congreso de La Haya (1872); lo único que logró fue destruir la primera organización revolucionaria obrera de alcance internacional (p. 82).

MOST, CAFIERO Y NIEUWENHUIS: LOS PRIMEROS INTENTOS DE POPULARIZAR EL CAPITAL


Como explica Rolf Becker, uno de los responsables de publicar el MEGA (las obras completas de Marx y Engels), las reacciones a la publicación del primer volumen de El Capital en 1867 brillaron por su ausencia, situación que sólo empezó a cambiar en 1871, tras la Comuna de París (p. 99); la segunda edición de 1872 siguió teniendo un alcance muy limitado, pero cayó en manos de Johann Most, uno de los principales propagandistas del partido, que leyó el libro mientras estaba encarcelado por haber organizado una manifestación pacifista. Most aprovechó su encarcelamiento y escribó Capital y Trabajo (p. 7-26), un resumen de El Capital; la idea gustó a Marx y participó en reescribir el texto, eliminando errores y erratas.

La censura prohibió la nueva edición de Capital y Trabajo poco después de publicarse, como parte de la Sozialistengesetz, la represión de Bismark contra "las tendencias peligrosas de la socialdemocracia", es decir, contra sus tendencias revolucionarias. Most, que había sido diputado, no tenía esperanza alguna en el parlamentarismo como instrumento de cambio, por lo que representaba el ala radical del partido que Bismark y los líderes socialdemocratas querían eliminar. No es de estrañar, por tanto, que primero le expulsaran del partido y finalmente emigrase, residiendo primero en Londres y luego en EEUU, donde permanecería hasta su muerte.

La radicalización de Most se hizo visible en londres, donde Most se relacionó con círculos anarquistas en lugar de aprovechar su estancia para estrechar sus relaciones con Marx y Engels. Most se convirtió en uno de los defensores de la Propaganda por el hecho (es decir, el uso del terrorismo), y pasó a convertirse uno de los mayores propagandistas del anarquismo en lengua alemana (p. 32). A pesar de ello, y de que Marx nunca estuvo satisfecho con Capital y Trabajo, Engels recomendó su reedición (p. 27).


El siguiente intento de escribir un resumen de El Capital, y el más logrado de todos según el propio Marx, fue el Compendio de 'El Capital' de Carlo Cafiero (p. 41-64). Cafiero era un anarquista italiano que, mientras estuvo encarcelado tras participar en una insurrección anarquista en 1877, recibió la traducción francesa de J. Roy del primer tomo de El Capital (en la que participó el propio Marx). Su lectura entusiasmó a Cafiero, como escribe el mismo en el Prefacio (p. 41) por lo que decidió aprovechar su estancia en prisión para escribir un resumen, que publicó en 1879. Poco después envió a Marx dos ejemplares, y Marx repondió agradeciendo a Cafiero su trabajo, que consideraba superior a todos los escritos hasta entonces; la hija de Marx confirmaría más tarde a James Guillaume que su padre consideraba el trabajo de Cafiero un "muy buen resumen popular de su teoría de la plusvalía" (p. 65). El Compendio de Cafiero sería un éxito, siendo reeditado hasta nuestros días  (p. 67).

Marx y Cafiero se conocían bien: Cafiero había sido el agente de Marx y Engels en italia, encargado de favorecer la causa de Marx en la Internacional frente a la de los mucho más numerosos seguidores de Bakunin en Italia. Cafiero acabó harto de las intrigas del Consejo general de Londres, en manos de Marx y Engels, y pasó a convertirse en un pilar de la corriente antiautoritaria de la Primera Internacional. Pero mientras Cafiero rechazaba el maquiavelismo político de Marx, admiraba sus análisis, y defendía la combinación del análisis económico de Marx con la filosofía anarquista, convirtiéndose en uno de los padres intelectuales del anarco-comunismo, que superaba el anarco-colectivismo de Bakunin (p. 70).


Por último, en 1881 apareció Kapitaal en Arbeid, del socialista holandés Domela Nieuwenhuis, que era un caso parecido a Most: tras ser el único diputado socialista elegido en Holanda en el siglo XIX, no tardó en rechazar el parlamentarismo como vía revolucionaria. Y, como Most y Cafiero, Domela cambió de bando, dando la espalda a las ideas parlamentarias  y las maquinaciones políticas de Marx, convirtiéndose en el personaje más conocido del anarquismo holandés. A diferencia de la defensa del terrorismo de Most o del insurreccionalismo de Cafiero, Domela era un pacifista convencido, y jugó un papel clave en el desarrollo del movimiento antimilitarista holandés.

PEDRO SCARON Y MAXIMILIEN RUBEL, la lucha por liberar la obra de Marx del control polÌtico


La contribución del anarquismo en la difusión de las ideas de Marx cayó en el olvido tras la creación de partidos socialistas/socialdemocratas, primero, y especialmente después de las tomas del poder por partidos bolcheviques en Rusia, China, y otros países, lo que puso  enormes recursos a disposición de la divulgación de la obra de Marx. Fue entonces cuando personas del entorno anarquista pasaron a jugar un papel clave, de nuevo, en la difusión de la obra de Marx, esta vez luchando contra su falsificación.

Desde el final de la Primera Internacional, el marxismo empezó a dividirse en diversas corrientes o movimientos, que han dado lugar a una infinidad de "escuelas" de interpretación de Marx. La creación de gobiernos que se autodenominaban "marxistas-leninistas" complicó aún más la situación, al convertir la interpretación "correcta" de Marx en razón de estado. Basta recordar los intentos del PCUS, el partido comunista de la URSS, de justificar la represión acusando de reformista a todo el mundo contrario a la linea del partido: primero Trotsky, luego los altos mandos del partido y por último la jefatura de gobiernos en la zona de influencia soviética, desde Yugoslavia en la postguerra hasta Polonia en los 80 (En su etapa final, el PCUS incluso intentó usar el marxismo para justificar la vuelta al capitalismo...).

Y la escuela soviética no era la única: la ruptura de la China de Mao con la URSS dio lugar a la aparición de una nueva escuela de interpretación, de la misma manera que la revolución cubana dio lugar a otra, de manera que en lugar de difundirse la obra de Marx se difundía aquello que convenía que hubiese dicho Marx. En este contexto, los anarquistas, al ser ajenos a las discusiones casi teológicas de los representantes de las diversas "escuelas" marxistas, jugaron un papel clave en luchar contra la manipulación y falsificación de las ideas de Marx. Dos de ellos destacaron especialmente: Pedro Scaron y Maximilien Rubel.

Pedro Scaron, destacado miembro del movimiento anaquista uruguayo, que participó en la fundación de la Comunidad del sur y formó parte del consejo de redacción de Lucha Libertaria y Rojo y Negro, destacados órganos anarquistas de Uruguay, ha pasado a la historia como uno de los mejores y más importantes traductores de Marx al castellano. Su traducción de El Capital para la editorial Siglo XXI "fue el primer esfuerzo por establecer una edición crítica de El capital en cualquier idioma, incluso el alemán, ruso o francés" (p. 91-95). En lugar de repetir las defectuosas traducciones existentes, Scaron fue a las fuentes y se dedicó a analizar cada palabra. Un ejemplo de su libertad de pensamiento fue negarse a traducir mehrwert por plusvalía, que tradujo en plusvalor. En palabras de Murmis, que trabajó con el: "El trabajo con Perico Scaron fue dialógico. Oh, ¡qué memorables, casi apasionadas discusiones! Teníamos traducciones distintas, muchas libros de referencia y hacíamos largas sesiones. ¡Eso era trabajar! Aun cansados, buscar y buscar cómo entender, cómo encontrar las palabras necesarias para traducir a Carlitos. Un trabajo con sentido".


El francés Maximilien Rubel jugó en la edición de las obras de Marx durante la Guerra Fría un papel similar al de Scaron en las traducciones (p. 96-98). Autor de más de 80 libros sobre la obra de Marx, sus Ouvres de Marx publicadas en la prestigiosa biblioteca Pleyade de Gallimard fueron las únicas ajenas al control del estalinismo en plena Guerra Fría, y siguen siendo una de las más prestigiosas debido a su profunda erudicción, manifestada en miles de notas explicando en detalle el contexto de los escritos de Marx.






O, también, para recibirlo en formato PDF
basta con solicitarlo a nuestra dirección email:

colectivo.editorial.ayr@gmail.com











lunes, 18 de junio de 2018

REEDICIÒN: Revista Amor y Rabia, Nr. 34

Tanto Berthold Brecht como Gerd Arntz, ambos marxistas, ambos revolucionarios, demostraron con su trabajo, el uno con la pluma y el otro con el lápiz, que las ideas pueden ser más fuertes que las balas. Para luchar contra el olvido, reeditamos en HD el número 34 de la Revista Amor y Rabia, que publicamos en 1997, hace ya  más de 20 años, pero cuyo contenido no ha perdido actualidad.



miércoles, 6 de junio de 2018

REEDICION: REVISTA AMOR Y RABIA, 17

En el contexto de las conmemoraciones del 150 aniversario de la publicación de "El Capital", texto que fue fundamental en el análisis del capitalismo, reeditamos el número 17 de la Revista Amor y Rabia, consistente en una adaptación de Carlos Giménez al cómic de "El mercado" (El cuento del agua o La parábola del depósito de agua), un texto breve de Edward Bellamy del año 1897.



El autor, Edward Bellamy (26.3.1850-22.05.1898), fue un autor estadounidense y socialista, que se hizo famoso gracias a su novela utópica, "El año 2000" (1888), que influyó en gran número de intelectuales. esa novela es uno de los pocos libros que han dado lugar a un movimiento de masas de carácter político nada más ser publicado. En EEUU se crearon "Bellamy Clubs" por todo el país, dedicados a discutir y propagar las ideas del libro. La novela también dio lugar a la creación de varias comunas de carácter socialista. En 1897 publicó el libro "Igualdad" (Equality), que incluye el capítulo titulado El cuento del agua o La Parábola del depósito de agua.

Bellamy falleció a la edad de 48 años, víctima de la tuberculosis, en 1898. Cuando murió, nada menos que Kropotkin le dedicó un amplio obituario. Según la Enciclopedia Britanica, fue la crítica de Kropotkin y otros anarquistas a los elementos autoritarios de su novela Igualdad (1897), que calificaron de innecesarios, lo que llevó a Bellamy a eliminarlos casi por completo de su siguiente novela, "Looking Backward, 2000–1887" (1888), calificada por Erich Fromm como "uno de los más notables libros jamás publicados en EEUU":


Edward Bellamy –obituario-
Piotr Kropotkin
(Freedom, julio de 1898, publicado originalmente en Les Temps Nouveaux -FUENTE)

Con gran pesar muchos se enterarán de la muerte de Edward Bellamy, autor de “Looking Backward” (mirando hacia atrás) y “Equality” (Igualdad). Murió bastante joven, agotado por el exceso de trabajo. Cuando el otoño pasado estuve en Nueva York, me dijeron que estaba agotado tras tres años de duro trabajo en su último trabajo, Igualdad, y que se había ido al Oeste con la esperanza de recuperar su salud.

Hemos hablado largamente de su primer trabajo en “La Révolte”, y allí hemos analizado “Utopia” de Bellamy. Solo en Estados Unidos se han vendido casi 500,000 copias del libro, y ha causado una profunda impresión. Bellamy ha demostrado a cientos de miles de personas que alguna vez pensaron que el ideal socialista no podía cesar, Bellamy demostró a cientos de miles de personas que creían que el socialismo es imposible que estaban equivocadas , y que los obstáculos no son ni las dificultades técnicas ni las tendencias individualistas de los hombres, sino simplemente la inercia, la estupidez y la pereza y la esclavitud del pensamiento. Varios estadounidenses se han inspirado en algunas de las ideas de Bellamy y están pensando seriamente en establecer en el futuro una comuna en uno de los estados del este con principios más o menos comunistas, sin adherirse literalmente a dicha idea.

Ya existe una colonia perfectamente próspera basada en estos principios, y la publicación que editan es una de las mejores dedicadas a la propaganda general de las ideas comunistas y socialistas. No tienen nada de secta pretenciosa. El propio Bellamy no tenía esta pretensión, y sus seguidores no poseen la arrogancia de los llamados "científicos".

La característica principal de la utopía de Bellamy era que a cada habitante de la nación socialista se le debía recibir una suma determinada (alrededor de 800 libras). Puede gastarlo como quiera, tomando en las tiendas públicas lo que elija -alojamiento, comida, ropa, objetos de lujo- según su gusto. Si no gasta todas las 800 libras, lo que queda es deducido cada año de su crédito. No tiene manera de acumular su dinero.

Por otro lado, todos, desde la edad de veinte a los cuarenta o cincuenta años, trabajan en la medida en que elijan durante un cierto número de horas según quede acordado. Los comités deciden el valor de los productos y su precio de venta. Es un sistema de comunismo parcial. Desafortunadamente, Bellamy rindió un tributo (absolutamente inútil en su propio sistema) a la autoridad al soñar, como los Socialistas de 1848, en una organización autoritaria de producción.

Su última obra, “Igualdad”, es muy superior a su “Utopía”. Está escrita en forma de novela y conversación, y es una crítica decididamente admirable del sistema capitalista. En ese libro de Bellamy, que recomiendo leer a todo el mundo, no critica el capitalismo desde el punto de vista moral, sino desde el punto de vista económico. Demuestra que es el sistema de producción más absurdamente antieconómico. Bellamy no entra en metafísica como lo hace Marx; tampoco apela al sentimiento. Para mostrar los males del capitalismo, toma el punto de vista de Proudhon, el único que, en mi opinión, era realmente científico. Es decir, demuestra que un millón de trabajadores que han producido, digamos, todo lo que es necesario para nuestro consumo, desde materias primas hasta artículos manufacturados, y que solo tienen su salario, no pueden comprar esos mismos productos; porque en su precio de venta se incluye, además del salario pagado. el beneficio del amo y el capitalista en general. En consecuencia, cada nación produce más de lo que puede comprar con la suma total de sus salarios.

Basándose en esto deduce todos los vicios del sistema capitalista, y los analiza de manera tan admirable que no conozco ningún otro trabajo socialista sobre este tema que sea capaz de igualar “Igualdad” de Bellamy.

Al mismo tiempo el texto es muy atractivo, y mientras viajaba el pasado otoño por Canadá y EEUU, vi el libro en todos los vagones de tren. Los vendedores de textos y libros en los trenes nunca tuvieron suficientes ejemplares, así de grande era la demanda del libro. Ciertamente, no es tan interesante como “Looking Backward”, pero lo suficiente como para tener una edición francesa barata.

¡Qué lástima que Bellamy no haya vivido más tiempo! Habría producido otros libros excelentes. Estoy seguro de que si Bellamy hubiera conocido a un anarquista, que le hubiese podido explicar nuestro ideal, lo hubiera aceptado. El autoritarismo que introdujo en su utopía era inútil allí y contradictorio con el sistema mismo. Fue simplemente por motivos de supervivencia, una concesión, un tributo al pasado. Aquellos que han conocido a Bellamy hablan de él con gran simpatía. Era una persona muy retraída y tímida, que no buscó imponer su personalidad, y mucho menos convertirse en el director de una escuela de pensamiento. Fue el primero en asombrarse por el éxito de su primer libro.





O, también, para recibirlo en formato PDF basta con solicitarlo a nuestra dirección email:
colectivo.editorial.ayr@gmail.com