jueves, 16 de septiembre de 2021

DIGITALIZACIÓN: Revista Amor y Rabia, N°. 31, "Bakunin. Biografía de un rebelde"

EDITORIAL (16 de noviembre de 1996): La fé actual

Quienes defendemos la razón a la hora de analizar la realidad que nos rodea, frente al análisis basado en dogmas, tenemos en la actualidad que hacer frente a un enemigo tan poderoso, al menos, como lo fue la religión en el pasado: el ”pensamiento único”, tal como lo ha denominado Ignacio Ramonet, director de Le Monde Diplomatique.

El mercado: he aquí el gran argumento, el gran chantaje. Si antaño se decía al pueblo que se sacrificase en el hoy, a cambio de un regalo futuro (el paraíso) cuando muriese, que nos concedería un tal dios si habían sido lo suficientemente sumisos a los intereses de los poderosos, hoy el mensaje es que han de sacrificarse los sueldos, la sanidad, las pensiones, la educación, la estabilidad en el trabajo… en definitiva, las garantías más mínimas para no morirse de hambre, para que el mercado mundial vea que estamos dispuestos a darlo todo por la santa competitividad, estar en la UE o ser rentables y, de esta forma, tener la posibilidad de que el mercado se fije en nosotros y en el futuro, tal vez, se digne a invertir y nos garantice un futuro mínimamente seguro.

En la era de la mundialización del capital, en que las multinacionales dominan el mundo y los estados-nación surgidos tras la Revolución Francesa han perdido todo control de la economía, el final del estado del bienestar se nos presenta como una necesidad. Tal vez alguien todavía se acuerde de lo que existía antes. Y si no hay nadie, echemos un vistazo a Portugal, que está aquí al lado: recientemente se ha vuelto a legalizar el trabajo infantil, y para poder visitar a los amigos o parientes que estén en los hospitales, es necesario pagar entrada para hacer rentable el hospital. Y es sólo el comienzo… Nadie está a salvo. Y será mejor que nos metamos en la cabeza que la única defensa contra la que se nos está echando encima es unirnos. La unión sigue haciendo la fuerza, y ahora más que nunca.



sábado, 11 de septiembre de 2021

DIGITALIZACIÓN: Lügen und Kriege, N°1

Lügen und Kriege (Mentiras y guerras) es una publicación creada por el editor de  la revista Amor y Rabia en su primera etapa, tras su marcha a Alemania. Lügen und Kriege, publicación de la que se publicaron tres números, se crea como suplemento antimilitarista de otra revista, Papiertiger, para  denunciar la agresión de la OTAN contra Yugoslavia y destapar las mentiras de los medios de comunicación durante la Guerra de Kosovo (1998/1999).

Este primer número, contiene el texto The Bosnian tragedy de Sara Flounders (International Action Center, 1995), que es parte de su muy recomendable libro NATO in the Balkans: Voices in Opposition, denunciando las actividades de la OTAN en los Balcanes. El texto se publicó en inglés debido a la imposibilidad de havcer una traducción deprisa y corriendo, y en la creencia de que un texto en inglés no sería un problema. Craso error. Los siguientes números estarán todos escritos en alemán.





jueves, 9 de septiembre de 2021

Desde el Confinamiento, N°38

EDITORIAL: Parar a la extrema derecha

El fascismo, surgido originalmente como un instrumento para aplastar el movimiento obrero revolucionario, y convertido más tarde en pilar ideológico del proyecto hegemónico mundial de Alemania, tras su derrota en la Segunda Guerra Mundial el fascismo pasó a convertirse en una marioneta al servicio del poder. Durante la Guerra Fría fue utilizado por la OTAN para camuflar su estrategia para desestabilizar gobiernos contrarios a los intereses de EEUU (redes Gladio, Cóndor, WACL, etc.), recuperando el papel de matón que tuvo en sus inicios.

Al final de la Guerra Fría pasó a ser un instrumento de la socialdemocracia: en los 80 el Frente Nacional de Le Pen creció gracias a los medios de comunicación por orden de François Mitterrand, líder socialista que fue durante la Segunda Guerra Mundial alto cargo del gobierno colaboracionista con los nazis (todo ello denunciado en el libro de Pierre Péan Une jeunesse française, publicado en 1994). Y en España, las tramas ultras durante la Transición favorecieron la estrategia del “voto útil” del PSOE que llevó a Felipe González al poder.

Hoy día, la “lucha contra la extrema derecha” fue el lema utilizado por el PSOE y Podemos para llegar al poder y llevar a cabo una política tan neoliberal como al de la extrema derecha que decían querer parar. De la misma forma, la “lucha contra la extrema derecha” es uno de los lemas de los nacionalistas supremacistas catalanes, que al mismo tiempo llevan a cabo homenajes a personajes cercanos al fascismo como los hermanos Badia, torturadores de anarquistas durante la Segunda República.

Como tantas otras cosas, la “lucha contra el fascismo y la extrema derecha” ha perdido su significado original. Hoy día es un instrumento del progresismo neoliberal e identitario para hacerse pasar por izquierdistas, a pesar de que rechazan la igualdad, pilar fundamental de la izquierda en su lucha por una sociedad más justa. 

La instrumentalización del uso del fascismo por el progresismo neoliberal para hacerse pasar por izquierdista mientras lleva a cabo políticas derechistas está distanciando cada vez más a la juventud de la izquierda. Algo lógico, ya que diariamente ven al “gobierno más progresista de la historia” llevar a cabo políticas que aumentan la desigualdad social y favorecen a los privilegiados. Hay que abandonar la palabrería hueca del “parar a la extrema derecha” y sustituirla por la lucha por el reparto de la riqueza antes de que sea tarde.


Los textos que incluimos en este numero son los siguientes:

- Los anarquistas y la Segunda Guerra Mundial, por Vadim Damier


- Ataque preventivo: El proceso contra War Commentary, por Rabioso

- Los anarquistas de Freedom Press y las Fuerzas Armadas de Su Majestad, por la Military Intelligence, Section 5 (MI5)




domingo, 29 de agosto de 2021

Desde el Confinamiento, N°37

EDITORIAL: Todo lo que es bueno es libre y salvaje

«Este curioso mundo que habitamos es más maravilloso que conveniente, más hermoso que útil; está más por ser admirado y disfrutado que para ser utilizado», estas palabras las escribió un joven universitario decimonónico que refleja una visión de la Naturaleza contraria al convencional utilitarismo cosificante que impera, se llamaba Henri David Thoreau. Los seres humanos formamos parte de la Naturaleza, no estamos ni por encima ni al margen de ella, esa fue su idea, que mantuvo toda su vida.

Thoreau es conocido —por quienes creemos en un mundo mejor— por su ensayo sobre la ‘desobedien- cia civil’ que inspirase la lucha no violenta del Mahatma Gandhi, Lev Tolstoi y Martin Luther King, entre otros, contra las injusticias en el seno de las sociedades humanas. No solo es cuestión de hacer el bien, sino también de no colaborar con el mal, la indiferencia es la más grave de las faltas.

Fue el primero en denunciar la tragedia de los nativos americanos, de cómo el hombre blanco les arrebató sus tierras. Rechazó la mentalidad mercantilista y consumista del capitalismo, que solo produce necesidades innecesarias y nos ata. Se negó a pagar impuestos que servían para pagar la guerra imperialista de los EEUU contra México —tras la que se anexionó la mitad del territorio de su vecino meridional—, y contra las leyes que permitían la vergonzosa esclavitud en su país. Inquietudes sociales tenía, muy al contrario del ‘individualismo’ con el que se le asocia.

Como librepensador también fue un filósofo de la Naturaleza, a la cual amó en su plenitud, llegando a vivir dos años de su vida en los bosques junto a la laguna Walden, manteniendo coherentemente una vida sencilla (pero no aislada de los de su especie). No es más feliz el que más tiene sino el que menos necesita, quiso decirnos dando ejemplo. La comunión de lo humano con lo natural era su lema, y consideró importante el mantenimiento de lo silvestre en contraposición a lo domesticado y manoseado.

De la misma manera que repudiaba la tala masiva de árboles como la innecesaria caza por placer, se preocupó también por los asuntos humanos. Vio en el trabajo asalariado otro nuevo tipo de esclavitud. El papel de los gobernantes lo consideraba funesto, «el mejor Gobierno es el que no gobierna» nos llegó a decir. Es considerado precursor tanto del pensamiento libertario como del ecologista, y aquí os presentamos otro número especial dedicado a este gran personaje histórico universal.


Los textos que incluimos en este numero son los siguientes:

- La naturaleza según Thoreau, por Joaquín Araújo

- Thoreau, la naturaleza como ideología, por César de Vicente Hernando

- Henry David Thoreau (bicentenario), por S. Geist

- “Si construye castillos en el aire, su obra no se perderá“, por Antonio Iturbe

- Thoreau, una cabaña trascendental, por Michel Onfray

- Thoreau, por Ralph Waldo Emerson

- Thoreau al natural, por Paula Ivaska Robbins



miércoles, 4 de agosto de 2021

Revista Amor y Rabia Nº.78: Contra la corrección política

EDITORIAL

Cuando decidimos en 2013 volver a sacar la revista Amor y Rabia para denunciar la guerra contra Siria, la presentación del número fue saboteada de una manera violenta por la izquierda identitaria que denuncia la autora de este texto, Caroline Tourest. A pesar de no coincidir con ella en muchas cosas, consideramos importante su denuncia de dicha pseudoizquierda convertida en hegemónica entre la izquierda mainstream con al apoyo masivo de los medios de manipulación de masas. Esa izquierda identitaria justifica hoy la censura con el argumento de "parar a la extrema derecha", pero en realidad esa censura misma ES la extrema derecha, al ser un instrumento que impide un debate que los identitarios odian porque saben que lo perderían. Por ello, hoy más que nunca, hay que defender la lucha de las ideas: quien defiende la censura, defiende la dictadura.




Enlace Mega para bajarse el ejemplar

O, también, para recibirlo en formato PDF
basta con solicitarlo a nuestra dirección email:

colectivo.editorial.ayr@gmail.com

viernes, 30 de julio de 2021

DIGITALIZACIÓN: Revista Amor y Rabia, N°. 9, "El fascismo ¿...que viene?"

¡OJO CON EL ANTIFASCISMO!


Leer lo que ha escrito uno mismo a los veintitantos, un cuarto de siglo después, produce algo de sonrojo. Fundamentalmente por la ingenuidad que se gasta a esa edad. Pero más allá de ello, este editorial de Amor y Rabia pretende hacer una ineludible revisión crítica de lo que se escribió hace 25 años con la ventaja que da poder analizarlo todo con la perspectiva actual.


En la época en la que se escribió el número 9 de Amor y Rabia, hacía poco que había desaparecido la Unión Soviética, el comunismo ya no era una amenaza para las clases poseedoras occidentales y el capitalismo a ultranza ya lo invadía todo, recortando, precarizando, depauperando. Eso ya se refleja en el número de la revista; sin embargo, en aquel tiempo, ni por asomo nos imaginábamos a qué extremos podía llegar dicho proceso. No nos imaginábamos que la mayoría de los jóvenes no se iban a independizar de sus padres e iban a emigrar masivamente. No previmos las colas del hambre en los bancos de alimentos. No predijimos la destrucción de Yugoslavia, Libia, Irak, etc. bajo las “bombas humanitarias” del imperialismo. Pero también era impensable que la mayoría de la izquierda no moviera un dedo para impedir todo esto e incluso (como el caso de las agresiones otánicas a Yugoslavia o Libia) lo aplaudiera. Pecamos igualmente de ingenuos al creer que esta tendencia depredadora del sistema económico generaría inmediatamente una respuesta por parte de las masas. Nos equivocamos: ni la clase media se radicalizó y votó fascista ni los pobres hicieron nuestra ansiada revolución social.


En efecto, aquel número estaba lastrado por un error de base inducido por los medios de comunicación, a saber, que había un ascenso del fascismo análogo al de los años 30 del siglo pasado. No era así, en primer lugar, porque el contexto histórico no era el mismo: en los años 30 había una izquierda revolucionaria organizada, cosa que no existía en los 90 ni tampoco en la actualidad. Además, si la TV promociona una idea “revolucionaria”, a lo mejor es que la idea no es tan revolucionaria. Este aserto lo oí hace muchos años de boca de un veterano anarquista... Y cuánta razón tenía. Los mass media no promocionan nada que atente contra el sistema. Los relatos de agresiones fascistas a manos de grupos violentos como Bases Autónomas en los años 90 perseguían movilizar el voto de la izquierda desencantada con la izquierda sistémica (PSOE, IU) a favor de esos partidos. “Si eres de izquierda vota al PSOE, aunque no estés de acuerdo con sus políticas neoliberales, porque peor es un régimen como el de Franco o Hitler”. Ése era el verdadero mensaje del sistema. Dicho mensaje, por cierto, se ha vuelto a reproducir por parte de los medios usando como espantajo, esta vez, a Vox, logrando que mucha gente, supuestamente crítica, vote a cualquiera de los partidos de esa coalición de “izquierda” que lame las botas al nuevo inquilino de la Casa Blanca, que no ha parado los desahucios y que ni siquiera ha impedido el robo a mano armada que ha sido la subida de la factura de la electricidad. Y es que el antifascismo siempre ha sido un cajón de sastre en el que cabe casi todo, también el liberalismo, o mejor dicho, el neoliberalismo. ¡Ojo con el antifascismo!


Esto no quiere decir que el número no valga para nada. Al contrario, aparte de proporcionar información valiosa sobre los entresijos del fascismo residual (el posterior a la Segunda Guerra Mundial), ilustra como la ingenuidad y la incapacidad de elaborar un discurso independiente del de los mass media te puede convertir, sin quererlo, en un tentáculo del sistema que quieres atacar. De sabios es rectificar y aprender de los errores del pasado.



domingo, 25 de julio de 2021

Desde el Confinamiento, N°36

EDITORIAL: ¿El principio del fin?


Mientras los monigotes puestos a cargo de los estados se dedican a marear la perdiz con el espantajo del Coronavirus, detrás del dcorado de la escena internacional está teniendo lugar un enfrentamiento soterrado cada vez más peligroso. Biena muestra de ello es el creciente despliegue militar occidental en las aguas del Mar de China, con presencia de la marina francesa y británica. La creciente presencia de las antiguas potencias coloniales en Asia, que en el caso británico se ha anunciado permanente, es paralela al despliegue militar de EEUU y sus aliados en el Mar Negro. Un reciente incidente, en el que la fragata británica HMS Defender entró de manera provocativa en las aguas territoriales rusas, dio lugar a una escalada inmediata por parte del ejército ruso: se enviaron barcos de guerra que dispararon salvas de advertencia para forzar al intruso a retirarse, mientars aviones de combate ponían a la embarcación británica en el punto de mira de sus sistemas de ataque; posteriormente, la portavoz del gobierno ruso denunció que la provocación había sido seguida de cerca por un despliegue aéreo del pentágono, y advirtió que se había dado orden de disparar de inmediato a hundir cualqueir embarcación que prenetre en el espacio ruso.


Estos juegos de guerra son paralelos a una creciente escalada de provocaciones en torno a las dos potencias euroasíaticas: las “revoluciones de colores” en Hong Kong y Bielorrusia, y el apoyo a grupos etnicistas que buscan provocar el estallido de una guerra civil en Myanmar, son buena muestra de la siembra del caos por las potencias occidentales; y hay que dejar constancia de que, en todos estos casos, siguiendo el modelo de Siria, el movimiento anarquista de manera casi unánima se ha puesto del lado del bando estadounidense.


Estos ruidos de sables son parte de la estrategia de Washington para domar a China, por negarse a ser sacrificada en el altar neoliberal para que el sistema financiero global controlado por EEUU pueda seguir funcionando. Y la pandemia se ha convertido en el instrumento perfecto para ello, al permitir fracturar las cadenas globales de suministro, arterias de la economía globalizada. La escasez de contenedores actual, provocada por las “medidas contra el Coronavirus” occidentales, y su acumulación en los puertos de EEUU, está provocando una creciente carencia de todo tipo de materias primas, y amenaza con provocar un brusco frenazo de una economía global que algunos avisan podría dar lugar a una crisis mayor que la Gran Depresión, provocada por el derrumbe del mercado global en los años 30. ¿Será ese el famoso Great Reset?


Los textos que incluimos en este numero son los siguientes:


- Contra el feminismo carcelario, por Victoria Law


- Contra el feminismo punitivo, por Ricardo Dudda


- Contra el feminismo punitivo: Herramientas para destruir la casa del amo, por Laura Macaya Andrés